Saltar al contenido
Símbolos Budistas

¿Qué es el Sueño?

Qué es el Sueño
Índice

El Sueño

Hasta la década de 1950, la mayoría de la gente pensaba en el sueño como una parte pasiva e inactiva de nuestra vida diaria.

Ahora sabemos que nuestro cerebro está muy activo durante el sueño. Además, el sueño afecta nuestro funcionamiento diario y nuestra salud física y mental de muchas formas que apenas estamos empezando a comprender.

¿Qué es el Sueño? Una Actividad Dinámica

Las sustancias químicas de señalización nerviosa llamadas neurotransmisores controlan si estamos dormidos o despiertos actuando sobre diferentes grupos de células nerviosas o neuronas en el cerebro.

Las neuronas del tronco del encéfalo, que conecta el cerebro con la médula espinal, producen neurotransmisores como la serotonina y la noradrenalina que mantienen activas algunas partes del cerebro mientras estamos despiertos. Otras neuronas en la base del cerebro comienzan a enviar señales cuando nos dormimos. Estas neuronas parecen «apagar» las señales que nos mantienen despiertos.

La investigación también sugiere que una sustancia química llamada adenosina se acumula en la sangre mientras estamos despiertos y causa somnolencia. Esta sustancia química se degrada gradualmente mientras dormimos.

Fases del Sueño

El sueño se puede dividir en movimiento ocular no rápido o no REM (NREM) y movimiento ocular rápido (REM).

Entre ellos, el sueño NREM incluye el sueño ligero y el sueño profundo. Durante el sueño, el sueño REM y el sueño NREM aparecen alternativamente y se producen aproximadamente 4-6 ciclos durante toda la noche. Durante la noche, el sueño NREM disminuirá gradualmente, mientras que el sueño REM aumentará gradualmente.

Despierto

Durante el sueño, puedes despertarte debido al entorno o por motivos propios. A veces, el tiempo de vigilia puede ser muy corto y es posible que no puedas percibirlo. Si te despiertas muchas veces mientras duermes, te sentirás cansado después de levantarte de la cama.

El tiempo de esta fase del sueño es de menos de 20 minutos.

Sueño Ligero

En la fase de sueño ligero te puedes despertar fácilmente. El ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria disminuyen gradualmente y el cuerpo regula la temperatura como si estuvieras despierto.

El sueño ligero es una parte importante de todo el sueño, pero una alta proporción de sueño ligero reducirá la calidad del sueño.

El porcentaje de esta fase del sueño esta comprendida entre un 25% y un 71% del tiempo total del sueño.

Sueño Profundo

El sueño profundo también se llama sueño de onda lenta. Cuando estás en una etapa de sueño profundo, la presión arterial, la temperatura corporal y la frecuencia respiratoria disminuyen significativamente.

No es fácil despertar a alguien durante la etapa de sueño profundo. En general, cuanto más tiempo de sueño profundo, mejor es la calidad del sueño. Durante la fase de sueño profundo, el cuerpo puede descansar completamente y podemos recuperar energía y aliviar el cansancio o fatiga del día.

El porcentaje de esta fase del sueño esta comprendida entre un 13% y un 33% del tiempo total del sueño.

REM

El movimiento ocular rápido (REM) es una etapa del sueño. Durante este periodo, el globo ocular se moverá rápidamente y los músculos del cuerpo se relajaran. El ritmo cardíaco, la presión arterial y la temperatura corporal aumentarán y la frecuencia respiratoria se volverá irregular.

Los sueños que pueden recordarse después de despertar , de la mayoría de las personas, tienen lugar durante esta etapa del sueño.

El porcentaje de esta fase del sueño esta comprendida entre un 16% y un 36% del tiempo total del sueño.

Continuidad del Sueño

Durante el sueño podemos experimentar cambios entre los estados a las diferentes fases del sueño (sueño profundo, sueño ligero y REM).

Si la continuidad del sueño es deficiente, los estados o fases de sueño cambian constantemente y entonces la calidad del sueño es deficiente.

Tiempo / Duración de las Fases del Sueño

En un período de sueño prolongado, los diferentes estados del sueño, especialmente el sueño profundo y el sueño REM deben tener un porcentaje de tiempo o duración razonable.

Si la proporción de sueño profundo o sueño REM es demasiado baja, la calidad del sueño se verá afectada.

Estabilidad del Sueño

Los movimientos del cuerpo durante el sueño, como dar la vuelta y los movimientos de la manos, también afectan a la calidad del sueño. Cuantos más movimientos de las extremidades, peor es la estabilidad del sueño y por tanto del mismo modo disminuye la calidad del descanso.

Cómo Mejorar la Calidad del Sueño

  • Mantén un horario de sueño regular: duerme y levántate a una hora fija
  • Apaga la luz mientras duermes para mantener la estancia a oscuras
  • Asegúrate de que el ambiente para dormir sea tranquilo y que la temperatura sea cómoda
  • Evita el ejercicio intensivo antes de acostarte
  • No comas demasiado antes de dormir y no te vayas a la cama con hambre
  • Usa menos tiempo productos electrónicos (como teléfonos móviles, tablets, ordenadores, televisores, etc.) antes de ir a dormir
  • No fumes ni bebas bebidas con cafeína, alcohólicas o irritantes antes de acostarte
  • El colchón y la almohada deben ser cómodos

¿Cuánto Sueño Necesitamos?

La cantidad de sueño que necesita cada persona depende de muchos factores, incluida la edad. Los bebés generalmente requieren alrededor de 16 horas al día, mientras que los adolescentes necesitan alrededor de 9 horas en promedio. Para la mayoría de los adultos, de 7 a 8 horas por noche parece ser la mejor cantidad de sueño, aunque algunas personas pueden necesitar tan solo 5 horas o hasta 10 horas de sueño cada día.

Las mujeres en los primeros 3 meses de embarazo a menudo necesitan varias horas más de sueño de lo habitual. Las personas tienden a dormir más livianamente y por períodos de tiempo más cortos a medida que envejecen, aunque generalmente necesitan aproximadamente la misma cantidad de sueño que necesitaban en la edad adulta temprana.

Aproximadamente la mitad de las personas mayores de 65 años tienen problemas frecuentes para dormir, como insomnio, y las etapas del sueño profundo en muchas personas mayores a menudo se vuelven muy cortas o se detienen por completo. Este cambio puede ser una parte normal del envejecimiento o puede ser el resultado de problemas médicos que son comunes en las personas mayores y de los medicamentos y otros tratamientos para esos problemas.

La cantidad de sueño que necesita una persona también aumenta si se le ha privado de sueño en días anteriores. Dormir muy poco crea una «deuda de sueño», que es muy similar a un préstamo en un banco. Eventualmente, su cuerpo exigirá que se pague la deuda. No parece que nos adaptemos a dormir menos de lo que necesitamos. Si bien podemos acostumbrarnos a un horario de privación del sueño, nuestro juicio, tiempo de reacción y otras funciones aún se ven afectadas.

¿Qué es la Falta del Sueño?

La privación o falta del sueño se define como no obtener un sueño total adecuado. La falta de sueño afecta negativamente al funcionamiento del cuerpo. Los expertos dicen que si te sientes somnoliento durante el día, incluso durante las actividades aburridas, no has dormido lo suficiente.

Si habitualmente te quedas dormido a los 5 minutos de acostarte, probablemente tengas una grave privación del sueño, posiblemente incluso un trastorno del sueño. Los microsueños, o episodios muy breves de sueño en una persona por lo demás despierta, son otra señal de la falta de sueño.

En muchos casos, las personas no son conscientes de que están experimentando microsueños. En las sociedades industrializadas occidentales se ha creado tanta falta de sueño que lo que es realmente una somnolencia anormal es ahora casi la norma.

Factores negativos de la privación del sueño

Muchos estudios dejan claro que la falta de sueño es peligrosa. Las personas privadas de sueño que se someten a pruebas mediante el uso de un simulador de conducción o realizando una tarea de coordinación ojo-mano se desenvuelven tan mal o peor que las personas drogadas.

La falta de sueño también magnifica los efectos del alcohol en el cuerpo, por lo que una persona fatigada que bebe se deteriorará mucho más que alguien que ha descansado bien. La fatiga del conductor es responsable de numerosos accidentes automovilísticos y miles de muertes cada año en todo el mundo.

Dado que la somnolencia es el último paso del cerebro antes de quedarse dormido, conducir con sueño puede llevar, y a menudo lo hace, a un desastre. La cafeína y otros estimulantes no pueden superar los efectos de la privación severa del sueño.

Si tienes problemas para mantener los ojos enfocados, si no puedes dejar de bostezar o si no recuerdas haber conducido los últimos kilómetros, probablemente estés demasiado somnoliento para conducir con seguridad.

¿Por que tenemos que dormir?

Para sobrevivir

Aunque los científicos todavía están tratando de saber exactamente por qué las personas necesitan dormir, los estudios en animales muestran que el sueño es necesario para sobrevivir.

Por ejemplo, mientras que las ratas viven normalmente de dos a tres años, las privadas de sueño REM sobreviven solo unas 5 semanas en promedio, y las ratas privadas de todas las etapas del sueño viven solo unas 3 semanas. Las ratas privadas de sueño también desarrollan temperaturas corporales anormalmente bajas y llagas en la cola y las patas. Las llagas pueden desarrollarse porque el sistema inmunológico de las ratas se deteriora.

Algunos estudios sugieren que la falta de sueño afecta al sistema inmunológico de forma perjudicial.

Para mantener el funcionamiento del sistema nervioso

El sueño parece necesario para que nuestro sistema nervioso funcione correctamente. Dormir muy poco nos deja somnolientos e incapaces de concentrarnos al día siguiente. También conduce a un deterioro de la memoria y el rendimiento físico y una capacidad reducida para realizar cálculos matemáticos.

Si la privación del sueño continúa, pueden desarrollarse alucinaciones y cambios de humor. Algunos expertos creen que el sueño les da a las neuronas que se usan mientras estamos despiertos la oportunidad de apagarse y repararse. Sin sueño, las neuronas pueden quedarse tan agotadas de energía o tan contaminadas con subproductos de las actividades celulares normales que comienzan a funcionar mal.

El sueño también puede darle al cerebro la oportunidad de ejercitar conexiones neuronales importantes que, de otro modo, podrían deteriorarse por falta de actividad.

Para seguir creciendo

El sueño profundo coincide con la liberación de la hormona del crecimiento en niños y adultos jóvenes. Muchas de las células del cuerpo también muestran una mayor producción y una reducción de la degradación de proteínas durante el sueño profundo. Dado que las proteínas son los componentes básicos necesarios para el crecimiento celular y para reparar el daño causado por factores como el estrés y los rayos ultravioleta, el sueño profundo puede ser realmente un «sueño reparador».

La actividad en las partes del cerebro que controlan las emociones, los procesos de toma de decisiones y las interacciones sociales se reduce drásticamente durante el sueño profundo, lo que sugiere que este tipo de sueño puede ayudar a las personas a mantener un funcionamiento emocional y social óptimo mientras están despiertas.

Un estudio en roedores también mostró que ciertos patrones de señalización nerviosa que las ratas generaban durante el día se repetían durante el sueño profundo. Esta repetición de patrones puede ayudar a codificar los recuerdos y mejorar el aprendizaje.

Sueños y Sueño REM

Normalmente pasamos más de 2 horas cada noche soñando. Los científicos no saben mucho sobre cómo o por qué soñamos. Sigmund Freud, quien influyó mucho en el campo de la psicología, creía que soñar era una «válvula de escape» para los deseos inconscientes.

Solo después de 1953, cuando los investigadores describieron por primera vez el REM en los bebés dormidos, los científicos comenzaron a estudiar cuidadosamente el sueño y los sueños.

Pronto se dieron cuenta de que las experiencias extrañas e ilógicas que llamamos sueños casi siempre ocurren durante el sueño REM. Si bien la mayoría de los mamíferos y aves muestran signos de sueño REM, los reptiles y otros animales de sangre fría no lo hacen.

El sueño REM comienza con señales de un área en la base del cerebro llamada protuberancia. Estas señales viajan a una región del cerebro llamada tálamo, que las transmite a la corteza cerebral, la capa externa del cerebro que es responsable de aprender, pensar y organizar la información.

La protuberancia también envía señales que apagan las neuronas de la médula espinal, provocando una parálisis temporal de los músculos de las extremidades. Si algo interfiere con esta parálisis, las personas comenzarán a «representar» físicamente sus sueños, un problema poco común y peligroso llamado trastorno de conducta del sueño REM.

Una persona que sueña con un juego de pelota, por ejemplo, puede chocar de cabeza contra los muebles o golpear ciegamente a alguien que duerme cerca mientras intenta atrapar una pelota en el sueño.

El sueño REM estimula las regiones del cerebro que se utilizan en el aprendizaje. Esto puede ser importante para el desarrollo normal del cerebro durante la infancia, lo que explicaría por qué los bebés pasan mucho más tiempo en el sueño REM que los adultos.

Al igual que el sueño profundo, el sueño REM se asocia con una mayor producción de proteínas. Un estudio encontró que el sueño REM afecta el aprendizaje de ciertas habilidades mentales. Las personas a las que se les enseñó una habilidad y luego se les privó de sueño no REM pudieron recordar lo que habían aprendido después de dormir, mientras que las personas privadas de sueño REM no pudieron.

¿Tienen Sentido los Sueños?

Algunos científicos creen que los sueños son el intento de la corteza cerebral de encontrar significado en las señales aleatorias que recibe durante el sueño REM. La corteza es la parte del cerebro que interpreta y organiza la información del entorno durante la conciencia. Puede ser que, dadas señales aleatorias de la protuberancia durante el sueño REM, la corteza también intente interpretar estas señales, creando una «historia» a partir de la actividad cerebral fragmentada.

Sueño y Ritmos Circadianos

Los ritmos circadianos son cambios regulares en las características físicas y mentales que ocurren en el transcurso de un día (circadiano es latín para «alrededor de un día»).

La mayoría de los ritmos circadianos están controlados por el «reloj» biológico del cuerpo. Este reloj, llamado núcleo supraquiasmático o SCN, es en realidad un par de estructuras cerebrales del tamaño de una cabeza de alfiler que juntas contienen unas 20.000 neuronas. El SCN descansa en una parte del cerebro llamada hipotálamo, justo encima del punto donde se cruzan los nervios ópticos. La luz que llega a los fotorreceptores en la retina (un tejido en la parte posterior del ojo) crea señales que viajan a lo largo del nervio óptico hasta el SCN.

Las señales del SCN viajan a varias regiones del cerebro, incluida la glándula pineal, que responde a las señales inducidas por la luz apagando la producción de la hormona melatonina. El nivel de melatonina en el cuerpo normalmente aumenta después de que cae la noche, lo que hace que las personas se sientan somnolientas.

El SCN también controla las funciones que están sincronizadas con el ciclo de sueño / vigilia, incluida la temperatura corporal, la secreción de hormonas, la producción de orina y los cambios en la presión arterial.

Al privar a las personas de la luz y otras señales de tiempo externas, los científicos han aprendido que los relojes biológicos de la mayoría de las personas funcionan en un ciclo de 25 horas en lugar de uno de 24 horas. Pero debido a que la luz solar u otras luces brillantes pueden restablecer el SCN, nuestros ciclos biológicos normalmente siguen el ciclo de 24 horas del sol, en lugar de nuestro ciclo innato.

Los ritmos circadianos pueden verse afectados hasta cierto punto por casi cualquier tipo de señal de tiempo externa, como el pitido de su despertador, el ruido de un camión de basura o el horario de las comidas.

Los científicos llaman zeitgebers a las señales de tiempo externas (en alemán, «dadores de tiempo»). Cuando los viajeros pasan de una zona horaria a otra, sufren de ritmos circadianos interrumpidos, una sensación incómoda conocida como desfase horario.

Por ejemplo, si viajas de Europa a Asia, “pierdes” horas según el reloj de tu cuerpo. Te sentirás cansado cuando suene la alarma de la mañana siguiente porque, según el reloj de tu cuerpo, todavía es de madrugada. Por lo general, los ciclos corporales tardan varios días en adaptarse a la nueva hora.

Para reducir los efectos del desfase horario, algunos médicos intentan manipular el reloj biológico con una técnica llamada fototerapia. Exponen a las personas a luces especiales, muchas veces más brillantes que la luz doméstica normal, durante varias horas cerca de la hora en que los sujetos quieren despertarse. Esto les ayuda a restablecer sus relojes biológicos y adaptarse a una nueva zona horaria.

Los síntomas similares al jet lag son comunes en las personas que trabajan de noche o que realizan un trabajo por turnos. Debido a que los horarios de trabajo de estas personas están en desacuerdo con señales poderosas que regulan el sueño, como la luz solar, a menudo se vuelven incontrolablemente somnolientas durante el trabajo y pueden sufrir insomnio u otros problemas cuando intentan dormir.

Los trabajadores por turnos tienen un mayor riesgo de problemas cardíacos, trastornos digestivos y problemas emocionales y mentales, todos los cuales pueden estar relacionados con sus problemas para dormir.

El número y la gravedad de los accidentes laborales también tienden a aumentar durante el turno de noche. Un estudio también encontró que los médicos internos que trabajan en el turno de noche tienen el doble de probabilidades que otros de malinterpretar los registros de pruebas del hospital, lo que podría poner en peligro a sus pacientes.

Puede ser posible reducir la fatiga relacionada con los turnos utilizando luces brillantes en el lugar de trabajo, minimizando los cambios de turno y tomando siestas programadas. Muchas personas con ceguera total experimentan problemas de sueño de por vida porque sus retinas no pueden detectar la luz. Estas personas tienen una especie de desfase horario permanente e insomnio periódico porque sus ritmos circadianos siguen su ciclo innato en lugar de uno de 24 horas.

Los suplementos diarios de melatonina pueden mejorar el sueño nocturno de estos pacientes. Sin embargo, dado que las altas dosis de melatonina que se encuentran en la mayoría de los suplementos pueden acumularse en el cuerpo, el uso prolongado de esta sustancia puede crear nuevos problemas.

Debido a que los posibles efectos secundarios de los suplementos de melatonina aún se desconocen en gran medida, la mayoría de los expertos desaconsejan el uso de melatonina por parte del público en general.

¿Por Qué es Importante Dormir para Nuestra Salud?

El sueño y los problemas relacionados con el sueño influyen en un gran número de trastornos humanos y afectan a casi todos los campos de la medicina. Por ejemplo, problemas como el derrame cerebral y los ataques de asma tienden a ocurrir con más frecuencia durante la noche y temprano en la mañana, quizás debido a cambios en las hormonas, la frecuencia cardíaca y otras características asociadas con el sueño.

El sueño también afecta algunos tipos de epilepsia de formas complejas. El sueño REM parece ayudar a prevenir que las convulsiones que comienzan en una parte del cerebro se propaguen a otras regiones del cerebro, mientras que el sueño profundo puede promover la propagación de estas convulsiones.

La falta de sueño también desencadena convulsiones en personas con algunos tipos de epilepsia.

El impacto del sueño en el sistema inmunológico

Las neuronas que controlan el sueño interactúan estrechamente con el sistema inmunológico. Como sabe cualquiera que haya tenido gripe, las enfermedades infecciosas tienden a hacernos sentir somnolientos. Esto probablemente sucede porque las citocinas, sustancias químicas que nuestro sistema inmunológico produce mientras luchan contra una infección, son sustancias químicas poderosas que inducen el sueño.

El sueño puede ayudar al cuerpo a conservar la energía y otros recursos que el sistema inmunológico necesita para montar un ataque.

Problemas del sueño y trastornos mentales

Los problemas para dormir ocurren en casi todas las personas con trastornos mentales, incluidas aquellas con depresión y esquizofrenia. Las personas con depresión, por ejemplo, a menudo se despiertan en las primeras horas de la mañana y no pueden volver a dormirse. La cantidad de horas que duerme una persona también influye mucho en los síntomas de los trastornos mentales.

La privación del sueño es una terapia eficaz para las personas con ciertos tipos de depresión, aunque en realidad puede causar depresión en otras personas. La privación extrema del sueño puede conducir a un estado aparentemente psicótico de paranoia y alucinaciones en personas por lo demás sanas, y la interrupción del sueño puede desencadenar episodios de manía (agitación e hiperactividad) en personas con depresión maníaca.

Los problemas para dormir son comunes en muchos otros trastornos, como la enfermedad de Alzheimer, los accidentes cerebrovasculares, el cáncer y las lesiones en la cabeza. Estos problemas para dormir pueden surgir de cambios en las regiones del cerebro y los neurotransmisores que controlan el sueño, o de los medicamentos utilizados para controlar los síntomas de otros trastornos.

En los pacientes que están hospitalizados o que reciben atención las 24 horas, los horarios de tratamiento o las rutinas del hospital también pueden interrumpir el sueño. El viejo chiste sobre un paciente que es despertado por una enfermera para que pueda tomar una pastilla para dormir contiene una pizca de verdad. Una vez que se desarrollan los problemas para dormir, pueden agravar la discapacidad de una persona y causar confusión, frustración o depresión. Los pacientes que no pueden dormir también notan más dolor y pueden aumentar sus peticiones de analgésicos.

Un mejor manejo de los problemas del sueño en personas que tienen otros trastornos podría mejorar la salud y la calidad de vida de estos pacientes.

Trastornos del Sueño

Muchas personas sufren cada año de trastornos crónicos del sueño a largo plazo y otras experimentan problemas ocasionales del sueño. Estos trastornos y la falta de sueño resultante interfieren con el trabajo, la conducción y las actividades sociales.

También representan un alto coste médico cada año, mientras que los costos indirectos debido a la pérdida de productividad y otros factores probablemente sean mucho mayores.

Los médicos han descrito más de 70 trastornos del sueño, la mayoría de los cuales se pueden tratar de manera eficaz una vez que se diagnostican correctamente.

Algunos de los trastornos del sueño más comunes incluyen insomnio, apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas y narcolepsia.

Insomnio

Casi todo el mundo sufre ocasionalmente de insomnio a corto plazo. Este problema puede deberse al estrés, el desfase horario y otros problemas del ritmo circadiano, la dieta o muchos otros factores. El insomnio casi siempre afecta el desempeño laboral y el bienestar al día siguiente.

Muchas personas al año padecen insomnio con frecuencia o durante períodos prolongados, lo que conduce a déficits de sueño aún más graves. El insomnio tiende a aumentar con la edad y afecta aproximadamente al 40 por ciento de las mujeres y al 30 por ciento de los hombres.

A menudo es el síntoma discapacitante principal de un trastorno médico subyacente. Para el insomnio a corto plazo, los médicos pueden recetar pastillas para dormir. Sin embargo, la mayoría de las pastillas para dormir dejan de funcionar después de varias semanas de uso nocturno, y el uso prolongado puede interferir con el buen sueño.

El insomnio leve a menudo se puede prevenir o curar practicando buenos hábitos de sueño. Para casos más graves de insomnio, los investigadores están experimentando con fototerapia y otras formas de alterar los ciclos circadianos.

Apnea del Sueño

La apnea del sueño es un trastorno de la respiración interrumpida durante el sueño. Por lo general, ocurre en asociación con la acumulación de grasa o la pérdida del tono muscular con el envejecimiento. Estos cambios permiten que la tráquea colapse durante la respiración cuando los músculos se relajan durante el sueño. Este problema, llamado apnea obstructiva del sueño, generalmente se asocia con ronquidos fuertes (aunque no todas las personas que roncan tienen este trastorno).

La apnea del sueño también puede ocurrir si las neuronas que controlan la respiración no funcionan correctamente durante el sueño. Durante un episodio de apnea obstructiva del sueño, el esfuerzo de la persona por inhalar aire crea una succión que colapsa la tráquea. Esto bloquea el flujo de aire durante 10 segundos a un minuto mientras la persona que duerme lucha por respirar. Cuando el nivel de oxígeno en la sangre de la persona cae, el cerebro responde despertando a la persona lo suficiente como para tensar los músculos de las vías respiratorias superiores y abrir la tráquea.

La persona puede resoplar o jadear y luego volver a roncar. Este ciclo puede repetirse cientos de veces por noche. Los frecuentes despertares que experimentan los pacientes con apnea del sueño los dejan continuamente somnolientos y pueden conducir a cambios de personalidad como irritabilidad o depresión.

La apnea del sueño también priva a la persona de oxígeno, lo que puede provocar dolores de cabeza matutinos, pérdida de interés en el sexo o deterioro del funcionamiento mental. También está relacionado con la presión arterial alta, latidos cardíacos irregulares, y un mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Los pacientes con apnea del sueño grave no tratada tienen de dos a tres veces más probabilidades de sufrir accidentes automovilísticos que la población general. En algunas personas de alto riesgo, la apnea del sueño puede incluso provocar la muerte súbita por paro respiratorio durante el sueño.

Los pacientes con las características típicas de la apnea del sueño, como ronquidos fuertes, obesidad y somnolencia diurna excesiva, deben ser derivados a un centro especializado del sueño que pueda realizar una prueba de estudio del sueño llamada polisomnografía. Esta prueba registra las ondas cerebrales, los latidos del corazón y la respiración del paciente durante toda una noche. Si se diagnostica apnea del sueño, hay varios tratamientos disponibles.

La apnea del sueño leve con frecuencia se puede superar mediante la pérdida de peso o evitando que la persona duerma boca arriba. Otras personas pueden necesitar dispositivos especiales o cirugía para corregir la obstrucción. Las personas con apnea del sueño nunca deben tomar sedantes o pastillas para dormir, ya que pueden evitar que se despierten lo suficiente para respirar.

Síndrome de Piernas Inquietas

El síndrome de piernas inquietas (SPI), un trastorno familiar que provoca sensaciones desagradables de hormigueo en las piernas y los pies y la necesidad de moverlos para aliviarlos, se está convirtiendo en uno de los trastornos del sueño más comunes, especialmente entre las personas mayores.

Este trastorno provoca un movimiento constante de las piernas durante el día e insomnio durante la noche. El SPI severo es más común en personas de edad avanzada, aunque los síntomas pueden aparecer a cualquier edad.

En algunos casos, puede estar relacionado con otras afecciones como anemia, embarazo o diabetes. Muchos pacientes con SPI también tienen un trastorno conocido como trastorno del movimiento periódico de las extremidades, que provoca movimientos espasmódicos repetitivos de las extremidades, especialmente las piernas.

Estos movimientos ocurren cada 20 a 40 segundos y provocan un despertar repetido y un sueño muy fragmentado. En un estudio estas dolencias representaron un tercio del insomnio observado en pacientes mayores de 60 años.

El SPI y los movimientos espasmódico repetitivos de las extremidades a menudo se pueden aliviar con medicamentos que afectan al neurotransmisor dopamina, lo que sugiere que las anomalías de la dopamina subyacen a los síntomas de estos trastornos.

Aprender cómo ocurren estos trastornos puede conducir a mejores terapias en el futuro.

Narcolepsia

Las personas con narcolepsia tienen frecuentes «ataques de sueño» en varios momentos del día, incluso si han dormido una cantidad normal de sueño durante la noche. Estos ataques duran desde varios segundos hasta más de 30 minutos. Las personas con narcolepsia también pueden experimentar cataplejía (pérdida del control muscular durante situaciones emocionales), alucinaciones, parálisis temporal cuando se despiertan y alteración del sueño nocturno.

Estos síntomas parecen ser características del sueño REM que aparecen durante la vigilia, lo que sugiere que la narcolepsia es un trastorno de la regulación del sueño. Los síntomas de la narcolepsia suelen aparecer durante la adolescencia, aunque a menudo se necesitan años para obtener un diagnóstico correcto.

El trastorno (o al menos una predisposición a padecerlo) suele ser hereditario, pero ocasionalmente está relacionado con daño cerebral por una lesión en la cabeza o una enfermedad neurológica. Una vez que se diagnostica la narcolepsia, los estimulantes, antidepresivos u otros medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir los efectos vergonzosos y peligrosos de quedarse dormido en momentos inadecuados.

Las siestas en ciertos momentos del día también pueden reducir la somnolencia diurna excesiva. En 1999, un equipo de investigación que trabajaba con modelos caninos identificó un gen que causa la narcolepsia, un avance que pone al alcance de la mano una cura para esta afección discapacitante.

El gen, el receptor 2 de hipocretina, codifica una proteína que permite que las células del cerebro reciban instrucciones de otras células. Las versiones defectuosas del gen codifican proteínas que no pueden reconocer estos mensajes, quizás cortando a las células de los mensajes que promueven la vigilia.

Los investigadores saben que el mismo gen existe en humanos y actualmente están buscando versiones defectuosas en personas con narcolepsia.

El Futuro de la Ciencia del Sueño

La investigación del sueño se está expandiendo y atrayendo cada vez más la atención de los científicos. Los investigadores ahora saben que el sueño es un estado activo y dinámico que influye en gran medida en nuestras horas de vigilia, y se dan cuenta de que debemos comprender el sueño para comprender completamente el cerebro.

Técnicas innovadoras, como las imágenes cerebrales, ahora pueden ayudar a los investigadores a comprender cómo funcionan las diferentes regiones del cerebro durante el sueño y cómo las diferentes actividades y trastornos afectan el sueño.

Comprender los factores que afectan el sueño en la salud y la enfermedad también puede conducir a nuevas y revolucionarias terapias para los trastornos del sueño, el desfase horario y los problemas asociados con el trabajo por turnos.

Esta investigación nos permitirá comprender verdaderamente el impacto del sueño en nuestras vidas y aplicar nuevos consejos y recomendaciones para dormir bien por la noche.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...
Configuración